Los primeros días en el Daoíz y Velarde…

Collages Daoíz y Velarde

 

Ya llevo un par de semanas en el colegio… Pero para continuar esta entrada voy a seguir un camino que le pedimos muchas veces a los alumnos:

“Vais a escribir una redacción sobre…”

 

Pues eso hago, escribir una redacción sobre Los primeros días en el Daoíz y Velarde…

 

“Mi colegio se llama Daoíz y Velarde, que como todos sabréis es el nombre de dos capitanes que se sumaron al levantamiento del 2 de Mayo de 1808. Bueno, eso es lo que dice la Wikipedia, porque yo hasta el 18 de septiembre no los conocía, la verdad. Ese día supe que mi próximo destino sería un Centro de Infantil y Primaria, en Alcobendas, con el nombre de esos dos militares del siglo XIX. Ahora, que ya he investigado un poco más, creo que voy a leerme Un día de colera, el libro que Arturo Pérez Reverte le dedicó al 2 de Mayo.

 

Presentaciones, presentaciones y más presentaciones.

Las primeras horas en tu nuevo lugar de trabajo las pasas conociendo a los que van a ser tus compañeros. Él se llama Javier. Ella, Silvia. Yo, Carlos. Bien, ya me sé los primeros tres nombres. ¿Seré capaz de retener más el primer día? Continúan las presentaciones en la sala de profesores, pero ya no consigo quedarme con más…: ¿Lidia es maestra de Infantil? ¿el nombre de ella era Elena? ¿David es el tutor de…? ¿Ana es la especialista de… ? ¿el conserje es del Atleti…? Se mezclan nombres, ciclos, especialidades. Tendré que darme un poco más de espacio para conocer, sin equivocaciones, los nombres de los más de veinte maestros del Claustro. Y de las cuidadores y cuidadores del comedor… Pero en este aprendizaje nominal tienen preferencia los alumnos de 1º y 5ª, que son los que tengo este año en Educación Física.

 

Me entregan los horarios, las llaves, me eseñan las instalaciones, me explican las pautas básicas para moverme con tranquilidad y no parecer un elefante entrando en una cacharrería. Aprendo los códigos de la fotocopiadora, los recorridos para llegar al patio o acceder al gimnasio… Poco a poco te vas quitando el traje de recién llegado y empiezas a diluirte entre los compañeros. Eres uno más, aunque lleves seis días.

 

Las paredes.

Camino de la clase de 5º me encuentro con Zipi y Zape, con un gran árbol lleno de valores y con recortes en inglés, porque mi colegio es bilingüe. Las paredes son nuestras salas de exposiciones; los muros que, año tras año, cobran vida con los trabajos de alumnos y maestros. Yo me fijo más detenidamente en lo que hace dos cursos hicieron sobre los Juegos Olímpicos.

 

Y, sobre todo, me fijo en el gran grafiti que da la bienvenida a los alumnos a diario y en el entrañable aparcamiento de bicicletas que hay en la entrada. FIN”

 

 

Anuncios

Qué nos quieres contar...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s