Una visita a la casa de los aviones… (y II)

Empecemos por los detalles. Antonio, nuestra voz autorizada y guía, habla con un Capitán del Ejercito del Aire. Le está comentando que los niños han llegado al museo con planos para cumplir una misión: localizar diferentes aeronaves. Nos felicita por traer prepara la excursión.

 

Más detalles. Todo el personal que pasa junto a nosotros nos saluda. Están encantados de ver a niños en unas instalaciones que muestran y conservan el patrimonio aeronáutico español con mimo y profesionalidad.

 

Pero vayamos al principio, antes de salir del cole. En clase decidimos las parejas para la misión. A cada una se le entrega un plano de  cada uno de los hangares del museo. Deberán localizar la aeronave marcada… ¿Lo lograrán?

 

 

Además de encontrar diferentes aviones, todos tienen un propósito. Todos quieren ver a DustyDesde que nos bajamos no dejan de preguntar cuándo vamos a verlo. Lo vimos y nos fotografiamos delante de este pequeño, pero entrañable, avión agrícola.

 

Vamos avanzando entre hangares y grandes calles abiertas. Antonio nos cuenta historias y detalles. Hoy la vida al museo se la damos nosotros. Nos paramos ante el Fokker DR1, el Heinkel HE-111 E-1 “Pedro” o el bautizado como “Jesús del Gran Poder”.

 

También nos queda hueco para sentarnos un rato a merendar. El reloj biológico alerta a los niños y sobre las 11:30 la mayoría quiere tomar la merienda e ir al baño.

 

A nuestro alrededor algunos operarios están pintando diferentes modelos que necesitan una buena capa de color para recuperarse y protegerse de los estragos del tiempo.

 

Toca despedirse y nos vamos con la impresión de que ha merecido mucho la pena volar hasta la casa de los aviones… Gracias por recibirnos y atendernos tan bien.

 

Hasta la próxima…

 

El viaje de Adrián…

Todos los días aprendemos muchas cosas de los niños en la escuela. Hay veces que pienso que son ellos los que nos enseñan. Los que nos enseñan, en ocasiones, a afrontar problemas, a mirar a nuestro alrededor sin prejuicios o, simplemente, a reírnos con una palabra mal dicha.

 

Esta semana es especial porque mañana jueves iremos al Museo del Aire. Es nuestra primera excursión. Sin embargo, parece que el destino le ha vuelto a poner un reto más a nuestro compañero Adrián.

 

La historia de Adri ya la conocéis. Lo que tal vez no sepáis es que esta tarde nos ha escrito a todos para desearnos que lo pasemos muy bien en el museo.

 

Mejor os dejo la carta que me ha enviado para vosotros…

 

Hola profe. Hola chicos. Espero que lo paséis genial mañana y me lo contéis.

 

Yo mañana también tendré una aventura…

 

Primero montaré en una grúa, donde me llevaran a las puertas de una nave…

 

Allí me despediré de mamá y papá.

 

Entraré en un avión gigante, donde habrá muchas luces y maquinas para que no se me escape nada y tenerlo todo controlado…

 

Luego me echaré un sueño para soñar con lo que voy a ver y cuando despierte le contaré a mis papás que todo ha ido genial.

 

Ya os contaré cuando vuelva al cole esta aventura.

Besos chicos

 

Adrián mañana vuele a ir de viaje… Su vuelta a clase en unos días será otra lección más para todos.

 

Hasta la vuelta Adri.

 

Una visita a la casa de los aviones

Nos encontraremos con verdaderos monstruos del cielo.

Nos encontraremos con verdaderos monstruos del cielo.

 

Los museos están llenos de secretos, de recuerdos, de imágenes de otro tiempo, de cacharros muy valiosos. Los museos son lugares para perderse y disfrutar de las cosas que se exponen. Todos los museos tienen un porqué, un motivo que los hace especiales.

 

El museo que nos espera el jueves es la casa de los aviones, de los aviones de la aviación de nuestro país. A través de los diferentes hangares que recorreremos, veremos cómo ha sido la historia de la Aviación. Veremos los primeros prototipos que usó el hombre para volar. Desde siempre el hombre ha querido parecerse a un pájaro y acercarse al cielo.

 

 

En el recorrido que nos espera, encontraremos aviones de mucha edad pero que siguen conservando el espíritu y las formas que tuvieron cuando fueron los reyes del cielo. Aviones de varias hélices, con varios motores, aviones de guerra, aviones preparados para servir de ayuda desde el aire en situaciones de emergencia…

 

En este paseo por el Museo del Aire, recuerda que estamos en un sitio con más personas y con espacios que tenemos que respetar, disfrutaremos con el colorido  de las alas, los controles de mandos de las naves o las dimensiones de estos pájaros que llegan a alcanzar velocidades de 2,2 match, como el F-104 Starfighter que veremos en la explanada donde se encuentran estos  colosos del cielo.

 

Una última nota. ¿Recuerdas o sabes quién es Dusty? Sí, el protagonista de Aviones, de la película de Disney. Bueno, me han dicho  que en el museo hay un avión muy parecido. ¿Lo veremos?